Cocinandos

Inauguramos este blog Gastrovita con la crónica de una reciente visita a la ciudad de León.

El Restaurante Cocinandos es una de esas agradables sorpresas que uno encuentra de vez en cuando en su camino. Sin lugar a dudas, un lugar al que regresar.

cartel puerta

¿Por qué Cocinandos?

Cuando lo elegimos para nuestro Primer Encuentro Gastronómico Imperial de finales de febrero no fue por casualidad.

Se trataba de un lugar que reunía una serie de características que lo hacían muy recomendable, tal y como nos hizo ver Rodrigo, cliente habitual del restaurante:

1.- Galardonado con una estrella Michelín, lo cuál, como la propia guía indica, significa “Muy buena cocina en su categoría”

2.- Una adecuada relación calidad – precio.

3.- León se encuentra a una distancia geográfica cómoda para desplazarse desde nuestra ciudad, Valladolid y además es una ciudad con un amplio abanico de posibilidades lúdico – culturales para hacer la excursión más completa.

¿Qué nos ofrece Cocinandos?

Yolanda León y Juanjo Pérez ponen en marcha en el año 2003 este restaurante en la ciudad de León con ocho mesas elegantemente colocadas y vestidas, y capacidad para unas treinta personas. Cuenta con un acogedor aire minimalista unido a un gran encanto y cercanía que le proporciona su cocina abierta a la vista de los comensales. La sencillez y moderna sobriedad del lugar es uno de sus principales valores.

En el año 2009 recibieron la estrella Michelín, que conservan merecidamente desde entonces.

Un equipo joven, cordial y profesional liderado por el propio Juanjo fue el encargado de hacernos sentir como en casa en todo momento y de explicarnos cada uno de los platos y de los vinos que tuvimos la ocasión de degustar.

La cocina, basada en recetas tradicionales con productos de la tierra, tiene ese toque particular de creatividad que sin embargo no le hace perder al producto ni un ápice de su sabor, sino más bien al contrario, cada uno de los platos era una rica explosión de sabores, matices y contrastes.

¿Qué se come aquí?

El Menú degustación semanal basado en productos de temporada, suele estar formado por un snack, un aperitivo, un plato de cuchara, ensalada, pescado, carne, queso, postre y dulces con el café. Además, elegimos la opción maridaje, así que tuvimos oportunidad de acompañar cada plato con algunos de los vinos que nos presentó Juanjo.

Los platos que componían el menú de ese día fueron:

Corazón de alcachofa escarchado relleno de un guiso de lengua y cebolleta.

Materia prima de gran calidad, buena elaboración y sorprendente mezcla de sabores.

Guiso de alubias verdinas en salsa verde con berberechos y aguacate.

Alubias de primera categoría, un sabroso caldo que deseas que no acabe nunca y el contraste del berberecho y el aguacate nos dejaron boquiabiertos.

Huevo escalfado con crema de patata, jugo de pollo asado y trufa.

Una crema de textura e intensidad maravillosas unida al mágico toque de la trufa. Gran demostración de cómo hacer de lo normal algo único. Fue uno de los platos que mejor crítica tuvo.

El corazón de alcachofa escarchado relleno de un guiso de lengua y cebolleta          Guiso de alubias verdinas en salsa verde con berberechos y aguacate          Huevo escalfado con crema de patata, jugo de pollo asado y trufa

Rape al chorizo con una base de patata y berza.

Curiosa versión del rape cocinado con productos autóctonos tradicionales para deleite de nuestro paladar.

Guiso de ciervo con cebollitas y frutos rojos al humo de roble.

Carne de gran sabor, en su punto exacto de preparación, que nos dejó a todos, eso sí, con ganas de un trozo más!

Queso de cabra con frutos rojos.

Bocado de cremoso queso que fue otro de los preferidos. Un gran acierto para pasar a los postres con el mejor sabor de boca.

Postre de chocolate, fresa, mascarpone y vainilla.

Para deleite de los más golosos, esta combinación de helado y coulant de chocolate bañado en mascarpone.

Guiso de ciervo con cebollitas y frutos rojos al humo de roble          Postre de chocolate, fresa, mascarpone y vainilla

Los vinos que maridaron el menú fueron el “Pazo San Mauro”, un rico Albariño de 2011 de las Bodegas Marqués de Vargas, de Salvaterra de Miño (Pontevedra) y a continuación el “Pardevalles”, un buen rosado 100% prieto picudo de la Tierra de León que se cultiva en la zona de Valdevimbre. Dos vinos desconocidos para nosotros que resultaron ser un notable descubrimiento.

¿Y de precio?

El Menú degustación costó 39 euros y el maridaje de vino 15 euros por persona. Cocinandos se sitúa así dentro de un rango de muy buena calidad / precio.

¿Y qué más hacer en León?

La ciudad de León ofrece un amplio abanico de opciones de cultura, ocio, gastronomía, etc… como para perderse por la ciudad durante un intenso par de días.

Un buen rato de tapas y vinos por el barrio Húmedo o por el barrio Moderno, una visita a San Marcos o a la Colegiata de San Isidoro, la casa Botines, el Palacio de los Guzmanes, las murallas, o un buen concierto en el Auditorio bien valen por sí mismos una visita a esta ciudad.

Pero quiero destacar la visita a las vidrieras de la magnífica catedral. El proyecto “El sueño de la Luz” ofrece al visitante la posibilidad de subir a una plataforma a 14 metros de altura sobre la nave central desde donde observar las vidrieras tan cerca que casi se pueden tocar (aunque no se debe). Una verdadera experiencia que permite tomar conciencia de la maravilla que son esas vidrieras que iluminan la Catedral, una de las más bellas de España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s